Terapia conversacional.

Las técnicas que he comentado anteriormente, EMDR, TIC etc. Se corresponden a las terapias llamadas cognitivo conductuales. Es decir, una terapia cognitiva es la que es capaz de cambiar un patrón de pensamiento, si este fuera erróneo para el cliente o paciente. De la misma manera una terapia conductual es la que es capaz de cambiar un patrón de conducta, si ocurriera lo mismo.

Pero para poder detectar todos estos patrones que pueden dañar al paciente y que han sido reforzados a través de los años por él mismo, instaurando mecanismos de defensa erróneos. Generalmente suelen ser descubiertos por el terapeuta a través de la palabra. Este tipo de terapia psicoanalítica es una variante del popular psicoanálisis de Freud que todos tenemos en mente, un sofá y un psicólogo con una libreta y un lápiz en la mano.

Esta palabra se genera a través de un dialogo bidireccional donde el paciente es el que transmite la información en un elevado porcentaje y el terapeuta escucha.

El terapeuta en este sentido ofrece un ambiente empático y sin prejuicios. Y realiza una escucha activa de la narración de la vida del paciente, intentando descubrir patrones o eventos significativos que sean claves en las dificultades actuales del paciente, pudiendo ser estos, eventos provenientes de la niñez. Pensamientos, sentimientos o motivaciones inconscientes, que pueden ser causa de una conducta desadaptativa en la actualidad, o de un trastorno de personalidad o patología mental.