Extracción de recuerdos con hipnosis… ¿falacia cinematográfica?

La hipnosis, normalmente tiene muy mala prensa y esto se debe a esa publicidad que se hace de ella en los ambientes cinematográficos y teatrales; que nos hacen creer que el paciente de esta técnica, entra en “trance” y pierde la voluntad. Siendo el terapeuta el que pasa a tener el “control” para guiarle según sus directrices. Pero realmente es todo lo contrario. La persona hipnotizada escucha perfectamente lo que dice el profesional, en un estado de gran concentración. No está dormida o inconsciente, sino despierta y lúcida. El paciente tiene intacta la voluntad, hasta el punto de que, si no quiere ser hipnotizado, no va a entrar en trance porque mantiene conservada en todo momento la capacidad de tomar decisiones y nunca hará nada que no desee. Pudiendo salir él mismo, del estado hipnótico voluntariamente y de forma consciente, cuando crea conveniente.

Según la Doctora Costa; La hipnosis es un estado mental voluntario y confortable, con diferentes grados de profundidad focal, caracterizado por una reducción de la actividad sensorial periférica, en el que se mantiene una concentración especial, con una suspensión voluntaria de la capacidad analítico lógica propia del hemisferio cerebral izquierdo, lo que conlleva un acceso más fácil a los procesos inconscientes, facilitando la búsqueda de respuestas internas. Continuar leyendo “Extracción de recuerdos con hipnosis… ¿falacia cinematográfica?”

La terapia en la disociación traumática…

La disociación de la personalidad, es un proceso defensivo complejo que mantiene la estabilidad física y mental, durante una experiencia traumática. La disociación permite a una persona separarse cognitiva y emocionalmente de la experiencia, adaptarse físicamente y ajustarse conductualmente a las exigencias exteriores de la vida rutinaria. Continuar con la disociación después del evento traumático permite a la persona desengancharse de las necesidades y emociones relacionadas con él y evadirse de los recuerdos y su impacto devastador. Continuar leyendo “La terapia en la disociación traumática…”

Efecto Westermarck y el GSA.

Westermarck (1891), creía que la selección natural había moldeado las tendencias sexuales de toda nuestra especie previniendo las relaciones entre familiares cercanos. En todas las sociedades occidentales actuales existen tabúes normativos, es decir, conductas e ideas que no son aceptadas socialmente por motivos que tienen que ver, al menos en parte, con la moral dominante o las creencias religiosas asociadas a esa cultura. A algunos de estos tabúes, como el homicidio intencionado o el canibalismo, es fácil encontrarles inconvenientes desde un punto de vista pragmático, porque en caso de generalizarse, podrían desestabilizar el orden social y producir una escalada de violencia, entre otras cosas. Pero en el caso del incesto la inhibición social se puede considerar ¿un condicionamiento operante? Continuar leyendo “Efecto Westermarck y el GSA.”