La individualidad y el auto concepto…. la teoría del “self”

Desde el principio de los tiempos y desde que al “homo sapiens” se le presupone “conciencia”. El ser humano ha necesitado plantearse su propia existencia con el fin de llegar a tener un auto concepto sobre sí mismo y un concepto respecto de su entorno. El estudio de la conciencia, los procesos que la constituyen y los atributos que se le adjudican han estado siempre presentes en la historia de la filosofía, de la psicología, de la sociología y últimamente también en las neurociencias y en la psicopatología.

Así los filósofos consideran el “self” (término anglosajón que podemos traducir libremente como “conciencia reflexiva”) una parte del libre albedrio y del conjunto de los conceptos morales a nivel social. Los neurocientificos piensan que el cerebro derecho y sus funciones reguladoras son las que conforman el “self”. Los psicólogos no concebimos el “self” sin un modelo de sujeto, que busque dar un sentido a la vida como necesidad. Los sociólogos creen que el “self” es la interacción de un comportamiento individual como consecuencia a las reacciones de un comportamiento grupal o social. Y en psicopatología se estudia el “self” en función de los límites mentales del individuo a raíz de un posible problema de conducta o trastorno de personalidad.

Pero… ¿qué es lo que denominamos “self”?… ¿es parte integrante del sujeto?, ¿es lo mismo que el “yo”?.. ¿es un sistema mental abierto o cerrado?… ¿tiene continuidad en el individuo?…

Bueno, empecemos con un poco de historia…

Continuar leyendo “La individualidad y el auto concepto…. la teoría del “self””

Patología dual en el TLP.

La patología dual se conceptualiza como la comorbilidad (presencia de una o varias patologías vinculadas a un trastorno primario) que algunos sujetos sufren de forma simultánea a lo largo de su ciclo vital, vinculado éste a una adicción. No sabiendo a ciencia cierta cual es la patología primaria, (Szerman et al.; 2014).

Por tanto, los efectos de las drogas no son iguales en sujetos sanos que en aquellos que no lo son. Todas las sustancias que son susceptibles de crear adicción, tienen un correlato endógeno. La investigación científica ha puesto en evidencia la existencia de sistemas endógenos opioide, cannabinoide y colinérgico-nicotínico que podrían estar alterados mucho antes de la aparición de la adicción y que los sujetos que sufren por ello, por ensayo y error, descubren la existencia de estas “drogas necesarias” y se involucran en conductas compulsivas de consumo que están más allá de su voluntad. El alcohol actúa a través del sistema opioide endógeno y los estimulantes (cocaína, cafeína etc.) podrían ser “necesarios” para algunos individuos. Continuar leyendo “Patología dual en el TLP.”

El apego, en el trauma intrafamiliar…

Allan Schore, (2009) y Daniel Siegel, (1999) constatan que el desarrollo neuronal y psicológico en la primera infancia y socialización primaria son fundamentales y dependen sustancialmente de las figuras de apego. Mientras que Schore, mantiene la teoría de que el cerebro del niño se desarrolla a través de la interacción madre / hijo; Siegel,   lo complementa comentando que lo que se registra en la mente y el cuerpo del bebe a través de la “experiencia” se corresponde a nivel neuronal con la activación de células cerebrales, tanto del niño como de su cuidador, ya sea este biológico (madre, padre etc.) como social (cuidadores externos). Continuar leyendo “El apego, en el trauma intrafamiliar…”

La Terapia Cognitiva Conductual (TCC). Segunda parte:

Si anteriormente hablábamos del conductismo dentro de la TCC junto con el análisis experimental del comportamiento. En esta segunda parte nos toca hablar del cognitivismo, es decir, de los procesos mentales implicados en el conocimiento. Conceptualizando conocimiento como un conjunto de habilidades que se generan a través de los recursos de la percepción, la memoria y el aprendizaje. Continuar leyendo “La Terapia Cognitiva Conductual (TCC). Segunda parte:”

La terapia en la disociación traumática…

La disociación de la personalidad, es un proceso defensivo complejo que mantiene la estabilidad física y mental, durante una experiencia traumática. La disociación permite a una persona separarse cognitiva y emocionalmente de la experiencia, adaptarse físicamente y ajustarse conductualmente a las exigencias exteriores de la vida rutinaria. Continuar con la disociación después del evento traumático permite a la persona desengancharse de las necesidades y emociones relacionadas con él y evadirse de los recuerdos y su impacto devastador. Continuar leyendo “La terapia en la disociación traumática…”