El efecto halo.

Se trata de un fenómeno psicológico mediante el cual, nuestras opiniones sobre una marca, o un producto y también persona.  Se ven afectadas por la impresión general que tengamos sobre ello durante los primeros segundos de encuentro con la persona o el objeto. Esta impresión general invalida la valoración de sus carácterísticas específicas. El efecto halo puede servir para explicar porque un amigo íntimo puede hacer algo que consideramos divertido, mientras que si hiciera lo mismo un desconocido, quizás lo interpretariamos como algo grosero y ofensivo.

La expresión “efecto halo” fue acuñada por el psicólogo Edward Thorndike, este efecto lo demostraron empiricamente los psicólogos Richard Nisbett y Timothy Wilson en 1977. Los cuales realizaron un experimento grabando en video a un profesor dando clase, en dos situaciones distintas manipuladas. En estos videos variaba la cordialidad y la accesibilidad del docente. En un primer caso el profesor era simpático y abierto respondiendo las dudas de sus alumnos. Y en el segundo video se le veia frio, distante y poco interesado en responder a las dudas de los mismos.

A los participantes del visionado de los videos se les pidió que puntuaran unas series de cualidades del profesor (gestos, etc) y después se les preguntó si les habia caido bien. La respuesta a esta última pregunta afecto sobremanera a la calificación de las carácteristicas individuales, (si les habia gustado pensaban que sus cualidades, eran mejores que en caso contrario, aunque solo se juzgaban cualidades permanentes).

El efecto halo tiene enormes repercusiones en marketing y publicidad, por ejemplo, en los anuncios cuando se asocia a un famoso con un producto determinado, creando el efecto halo mendiante el cual percibimos que el producto comparte las cualidades del famoso.

El efecto halo también podria explicar porque es menos probable que los miembros de un jurado condenen a un acusado “atractivo y seductor”. Porque los profesores suelen pensar que los alumnos que se comportan mejor son más inteligentes y porque creemos que los compañeros de trabajo apasionados y sociables producen un trabajo de mejor calidad, que los compañeros menos amistosos pero más efectivos.

Este efecto es muy deseable tenerlo en cuenta, en las entrevistas de trabajo ya que el candidato debe tener controlado este sesgo respecto a su presentación al entrevistador durante los primeros diez segundos. Y también tendrá que tener claro lo que el entrevistador recordará de él a su salida. Esto sería el efecto de primacia y recencia que explicaré detalladamente en otro post. Y que también esta muy vinculado al efecto halo.

http://psycnet.apa.org/record/1993-15610-001

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *